Manolo Tarancón & Mendizabal & Pastore divendres 28 d’abril a les 23h

Manolo Tarancón, Mendizabal i Pastore

 

Manolo Tarancón & Mendizabal & Pastore a La Fada Ignorant

6_porta

Els tres músics valencians donaran un triple concert a Andorra la Vella. Tarancón presentarà cançons de tots els seus treballs, mentre que Mendizabal i Pastore faran el mateix amb les seves primeres òperes primeres, Golpe de Estado i Reverdecer, respectivalente, que ja han portat per ciutats com Madrid, Salamanca o València.

Manolo Tarancón és un lluitador: d’aquests que saben que viure de la música requereix de molt temps, paciència i fins i tot d’algun que altre miracle. Aquest últim no és el cas, sis discos en solitari a l’esquena i la participació en una banda paral·lela, Reno, són proves suficients que estem davant d’un artista que no ha deixat de treballar i que el situa com una de les revelacions del panorama independent de la cançó d’autor espanyola,  sis discos publicats (Más allá de uno mismo, Íntimo, Imperfectos, Horas vacías, Reflexiones i Historias Mínimas) i l’aval de patums com ara Nacho Vegas i Antonio Vega: un còctel de pop, country i folk, un directe d’impacte i una proposta a anys llum del pop de consum habitual.

“Historias Mínimas, el seu darrer disc és un dels discos més emocionants, sincers i perfectes que un ha escoltat en molt de temps. Sens dubte marcarà un abans i un després en l’obra de Manolo Tarancón, i com ens descuidem, també en les nostres vides”, per al qual ha comptat amb les col·laboracions de Mikel Erentxun, Xoel López i Fabián.

 

Txema Mendizábal, bilbaí assentat a València des de fa anys, treu nou disc “Golpe de Estado” que parla de cors ferits que burlen la derrota.

Golpe de Estado suma diez canciones de gran variedad musical, pero con una línea de continuidad definida por textos agridulces que muerden la conmoción interna del autor: “Y a corcheas me golpeo el pecho como un animal salvaje, con los puños bien cerrados, queriendo salir a buscarte”. Son canciones defensivas (“Pesada armadura, todo prescrito por ley el día que te liberes”; “Otra vez me refugio sin pensarlo en este mismo escenario, en el centro del silencio universal”; “Y cierra bien las puertas del fuerte” o “Un ejército de piedra defendía la fortaleza”), pero a millones de kilómetros de distancia de las tragedias baratas que inundan el panorama musical.

La riqueza de estas letras, cargadas de imágenes poderosas, cabalga sobre un colchón de sonidos trabajados a conciencia. Son texturas primorosamente trenzadas que requieren atenta escucha para apreciar la riqueza de tonalidades. La cálida voz de Mendizábal insufla autenticidad a piezas de tanto valor como Claridad y Certeza (pura urgencia salpimentada de ansiedad), Cuatro (aleteos cristalinos), Tú (delicado cierre en lo más alto) o Pacto (ternura acústica que deviene en obra mayor).

El exquisito trabajo de producción pule cada giro para conformar una obra de madurez. Alto talento melódico, un estilo firme y propio, y un trabajo de primer nivel que confirma Golpe de Estado (qué temazo para empezar) como la cumbre de un músico que lleva años en el sendero musical, el único que salva a las víctimas de los golpes de Estado con que la vida amenaza a los espíritus sensibles.

 

Pastore ens presenta el seu primer disc “Reverdecer”

Reverdecer. Con este título tan primaveral se nos presenta el primer disco de Sergio Pastor. El reto era grabar un disco con canciones que Pastore habitualmente defiende en modo cantautor, tan solo con guitarra y voz. Financiado via crowdfounding, grabado, mezclado y producido por Manolo Tarancón en los Estudios Calexico de Valencia y masterizado por Carlos Soler. En la aventura de vestir y “arreglar” sus canciones Pastore no podría haber escogido mejores aliados. Es curioso para los que ya lo habíamos visto en directo poder comprobar como cada canción ha tomado su propio camino enriqueciéndose gracias a la gran cantidad de colaboraciónes de los músicos de la escena valenciana que Sergio ha logrado reunir. Mencion especial para los coros durante todo el disco, impagables las voces de los propios hijos de Pastore canturreando al incio de “El amor se va”. Reverdecer no es solo la canción que abre y titula este trabajo, también es una declaración de intenciones: una oda vitalista in-crescendo a la recuperación de las ganas de vivir (“la nostálgia es una cárcel”) que anuncia cual será la tónica emocional del disco. Reverdecer da paso a Fuego, un sencillo y bonito tema donde el dobro de Carles Chiner (Gener) pone el toque de calidez perfecto. Continua No paren el combate, un rocanrol liviano de la mano de Néstor Rausell que podria firmar perfectamente Ariel Rot. El amor se va, otra canción que comienza desnuda y acaba convertida en country gracias al banjo de Soler. En Aquellos días y Pequeña Habana entramos en el ecuador del disco: dos historias de las cuales no haremos spoiler, solo señalaremos los guiños que Pastore dedica a pubs de culto de la escena valenciana (“fue en La Caverna donde empezó todo”) por donde todos hemos terminado más de una noche. Puestos a señalar referentes voy a mojarme diciendo que “Aquellos dias” me recuerda mucho a Xoel López, en cambio Pequeña Habana es una rara avis: una especie de bossa nova electrica cuyo sonido tal vez sea el más original y fresco de todo el CD. Lo mismo con “Deluxe”, en referencia al mítico pub del Cedro, sin duda el corte más indie/rock. Entre medias podremos disfrutar del precioso acordeón de Gerard Vercher en Virgen del Mar que junto al piano de Tarancón es “mel de romer”. Para terminar, dos canciones más acústicas, más sobrias, ponen el broche. Espectacular la voz de Sara Ledesma en Bienvenida Estación, cantada en perfecto duo con Sergio, que cierra el círculo con El desenlace. En definitiva: un disco muy coral donde Pastore ha logrado reverdecer sus canciones y darles un exquisito enfoque, componiendo así un bonito bosque de sonidos por el que se pasea muy bien en las frias tardes de invierno.